Machado Libros FALKLAND-MALVINAS: PANFLETO CONTRA LA GUERRA. SOBRE LAS RECIENTES NEGOCIACIONES EN TORNO A LAS FALKLAND (1771)

Mi cuenta registrate

MONOGRAFÍASVER TODAS 

Boletín de Novedades

Subscríbete a nuestras novedades

FALKLAND-MALVINAS: PANFLETO CONTRA LA GUERRA
Título:
FALKLAND-MALVINAS: PANFLETO CONTRA LA GUERRA. SOBRE LAS RECIENTES NEGOCIACIONES EN TORNO A LAS FALKLAND (1771)
Subtítulo:
Autor:
JOHNSON, SAMUEL (1709-1784); ATTALA, DANIEL (1965)
Ficha técnica
Editorial:
FORCOLA EDICIONES
Año de edición:
2012
ISBN:
978-84-15174-11-0
Páginas:
136
Encuadernación:
Bolsillo - Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
Singladuras

Descuento

-5%

Antes:

12,50 €

Despues

11,88 €

Al comienzo de este panfleto, titulado originalmente Sobre las recientes negociaciones en torno a las islas Falkland, publicado en 1771 de forma anónima, Samuel Johnson afirma que a veces «la fortuna» se complace, de manera caprichosa, en dotar de sentido cosas o sucesos que de otro modo hubieran caído en el olvido. Tras lo cual imagina que tal vez el hecho de que le tocase justo a él ser el primer cronista de las islas Falkland fuera en el fondo una astucia de la Providencia para hacerlas subir, de un solo golpe de suerte, al carro de la Historia: la fortuna haría que él otorgase fama a las Falkland del mismo modo que había hecho que Julio César –Alea jacta est– diera fama a ese hilo de agua del Rubicón.


Más que una primera crónica del archipiélago situado en la plataforma continental de América del Sur, el texto del «Doctor Pomposo» es uno de los alegatos contra la guerra más hermoso de la literatura universal.

«Puesto que la guerra es el último remedio, cuncta prius tentanda, todo expediente legal tiene que ser utilizado con el fin de evitarla. Puesto que la guerra es el colmo del mal, es evidente que aquellos que por cuya posición son responsables del cuidado de las naciones, tienen la obligación de evitarla en las suyas.»

Samuel Johnson

«Su descripción de las miserias de la guerra en este panfleto es una de las piezas de elocuencia más preciosas de la lengua inglesa».

James Boswell