Machado Libros CORTE Y ESTADO EN LA HISTORIOGRAFÍA LIBERAL. UN CAMBIO DE PARADIGMA

Mi cuenta registrate

MONOGRAFÍASVER TODAS 

Boletín de Novedades

Subscríbete a nuestras novedades

CORTE Y ESTADO EN LA HISTORIOGRAFÍA LIBERAL
Título:
CORTE Y ESTADO EN LA HISTORIOGRAFÍA LIBERAL. UN CAMBIO DE PARADIGMA
Subtítulo:
Autor:
VERSTEEGEN, GIJS
Ficha técnica
Editorial:
POLIFEMO
Año de edición:
2015
Materia
Historia
ISBN:
978-84-16335-04-6
Páginas:
496
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
La Corte en Europa

Descuento

-5%

Antes:

35,00 €

Despues

33,25 €

El sistema político cortesano, vigente en Europa durante el Antiguo Régimen, se caracterizó por tener una justificación propia, formulada durante la Baja Edad Media a partir de la recepción cristiana de los valores de la filosofía moral clásica. Esta forma de organización política llegó a ser caricaturizada en la historiografía decimonónica que intentaba justificar el nuevo modelo político del Estado-Nación. El mundo de la Corte provocaba admiración por sus expresiones artísticas, aunque parecía carecer de racionalidad como comunidad política y moral. La cosmovisión cortesana se basaba en la correspondencia armónica entre los planos ético, político y transcendente que se expresaban en el gobierno del hombre virtuoso sobre sus pasiones, el del rey virtuoso sobre la comunidad política y el de Dios sobre todo el universo. Estos planteamientos serían puestos en duda durante la Reforma protestante, que partía del abismo insuperable entre los planos divino y humano. Al subrayar la incapacidad del ser humano para alcanzar la virtud por su propia fuerza, como resultado de su naturaleza corrompida por el pecado original, los reformadores llegarían a cuestionar la idea del gobierno virtuoso. Posteriormente tendría lugar un largo proceso en el que los valores clasicistas que fundaban el modelo cortesano serían criticados y reinterpretados. Nuevos discursos filosófico-políticos intentarían restaurar la brecha entre moral y política, sustituyendo el cultivo de la virtud por la disciplina y el cumplimiento de las leyes. A partir de finales del siglo XVIII, con el surgimiento de la idea del espíritu del pueblo y las revoluciones burguesas, comenzaría a imponerse el modelo del Estado-Nación acompañado de una nueva ética burguesa.